Buscar

Andrés de Jerez, un profeta en su tierra


Andrés de Jerez, un profeta en su tierra




El cantaor jerezano afincado en Francia presentó con gran éxito su primer trabajo discográfico, “Arañando el alma”.

Web Revista La Flamenca. Luis M. Pérez. Jerez de la Frontera. 2/7/2018. Foto: Miguel Garcia Olivero.

El claustro gótico del antiguo Convento de Santo Domingo es un lugar magnífico para los sentidos de quien sepa paladear el arte en cualquiera de sus formas. Sentir la mirada blanca de la luna detrás de la nuca, mientras suenan los primeros rasgueos de la guitarra de Samuelito, le transportan a uno a otro tiempo pasado. Todo es más antiguo cuando sucede en Jerez. Arcos ojivales, agua moruna, apellidos plazueleros en la primera fila del público.

Un lugar idílico para una puesta de largo, unas bodas de oro o acaso para cumplir un sueño. El de un gitano que tuvo que dejar un día su Jerez natal para cantarle sus quejas a los franceses, que saben apreciar y valorar el flamenco mejor que muchísimos andaluces. Andrés de Jerez (Jerez de la Frontera, 1964) viene a presentarle a sus paisanos su disco, “Arañando el alma”.

Y cuando cae la noche y el poniente deja caer un fresco velo sobre nuestros hombros, seis pares de manos hacen compás a nudillos sobre una vieja mesa. Bulerías por soleá al más puro estilo de La Plazuela, y la voz afillá de Andrés se proyecta bronca hacia las estrellas. Andrés no es un portento de facultades, pero se faja bien con los tercios duros. Cante de transmisión, cante con corazón. Tan fácil de reconocer, tan difícil de encontrar.

Samuel Rouesnel Samuelito (Normandía, 1993) se acopla con él a la perfección. Son ya muchos años juntos por los escenarios, y eso se nota. Andrés lo mira con satisfacción, qué bien toca este gabacho, parece pensar entre letra y letra. Tientos tangos maireneros, ahí están los Moneo, Juan y Manuel, asomándose por la boca, vaya enjundia le mete a los tarantos de Manuel Torre.

Tras una buena tanda de soleares del Viejo Agujetas traídas a su forma, y brillantemente acompañadas a la guitarra por Carlos Grilo, dos bajañís francesas se apoderan de la soledad del escenario. Es Antoine Boyer, famoso guitarrista de jazz, quien se une a Samuelito para brindarnos una bulería instrumental que ambos han preparado para la ocasión. Estas soleares se las quiero dedicar al abuelo de mi Antonio, al Viejo Agujetas, por quien siempre he sentido pasión. Va por ustedes.

Y le llegó el turno al cante negro, las seguiriyas agujeteras con las que dejó un reguero de sangre sobre el enlosado. Peleando cada colina, sacó ventaja de su veteranía para coronar con éxito la cima de lo jondo, hasta que contempló de cerca su victoria. Con los primeros compases de las bulerías de los Chalaos, el público se le entregó sin condiciones. Y todos tan a gustito.

Llamada para don Antonio Agujetas, suba usted al escenario, por favor. Este hombre parece que revive de año en año, verdad, nos ha metido una serie de fandangos del Carbonerillo, de Dolores la Parrala, del Gloria, que, mira, que si no la para Andrés, allí seguimos, qué barbaridad, la gente enloquecida. Quién es ese que canta tan bien, es Jaime Cabrales, hermano de Andrés, quien intenta poner orden y meter él algún que otro fandango. No pasa nada, estamos en familia. Hasta unos martinetes nos regaló el hijo de Manuel Agujetas, con menor éxito.

Y para el final, después de unos impresionantes corridos gitanos de El Negro del Puerto, vino la fiesta por bulerías, pataítas para todos, con gran celebración de los asistentes. Bienvenido a tu casa, Andrés de Jerez.


Ficha artística:

Espectáculo: Andrés de Jerez, “Arañando el alma”
Lugar y fecha: Los Claustros de Santo Domingo, Jerez de la Frontera. 29/6/2018
Al cante: Andrés de Jerez
A la guitarra: Samuelito y Carlos Grilo
Palmas: Manuel Soto “El Bo”, José Rubichi, Isidoro de Jerez y Carlos Grilo
Artistas invitados: Antonio Agujetas y Jaime Cabrales (cante), y Antoine Boyer (guitarra) y Juan Paredes (baile).
Presentador: José María Castaño




Deja un comentario

Translate »