Buscar

Entrevista: LaboratoriA. “En el Flamenco escasean las letras donde la mujer habla en primera persona”


Entrevista: LaboratoriA. “En el Flamenco escasean las letras donde la mujer habla en primera persona”




Aina Núñez, Anna Colom, Isabelle Laudenbach y Cristina López reivindican la feminidad y denuncian el machismo de textos que hablan de maltrato y de la mujer como objeto sexual.

Web revista La Flamenca. Barcelona. Xavier Grau. 12 /2/2019 Fotos: Judit Rodriguez

La performance artística LaboratoriaA “Una mujer fue la causa”   tiene el todo de los espectáculos grandes. Calidad técnica y artística, hondura y precisión. Y por encima, pensamiento y relato para transformar desde la emoción y para reivindicar. Anna Colom y Cristina López al cante, Aina Núñez al baile y Isabelle Laudenbach a la guitarra desentierran la feminidad ancestral del arte. Juntas desnudan su experiencia personal y artística en el flamenco. Las cuatro creadoras explican al unísono cómo cada letra y cada palo esconde una mirada perversa que ellas mismas, como mujeres y como artistas, no soportan más.

¿Cómo se abre con Chavela Vargas su espectáculo?

Hay una relación musical y poética entre los tangos arrumbaos de La Catalina de Manuel Vallejo y La Macorina de Chavela Vargas. Es un puente entre el flamenco y el folklore hispanoamericano.

Mujeres que rompen moldes.

La Macorina, como Chavela, como Catalina, como  Isabelita de Jerez…

Una letra peculiar.

Que nos inspiraba a la hora de hablar sobre la sexualidad de la mujer, de su libertad a la hora de expresar sus gustos y en este caso el de una mujer hacia otra mujer.

¿Cuál es el punto de partida de su reflexión sobre el flemenco?

La feminidad. De ahí fueron surgiendo temas con los que nos sentíamos identificadas como mujeres, más concretamente como mujeres artistas y aún más concretamente como mujeres que trabajan en el flamenco.

¿Cómo lo hicieron evolucionar hasta dejarlo listo?

La base ha sido la experiencia propia y sobretodo, los debates que han ido surgiendo entre nosotras, pues no siempre compartimos el mismo punto de vista ni la misma experiencia. Hemos reflexionado individualmente y en grupo, varias veces.  Aun así, hay temas muy abiertos y cada una de nosotras los expresa según su forma de sentirlo. De la misma manera que cada persona del público tiene su propia mirada.

¿Cuánto hay de reivindicación feminista?

Bastante. Aunque no toda la reivindicación es exclusiva de los feminismos.

Reivindicamos que no se nos juzgue por nuestros gustos sexuales; reivindicamos que se reconozca el valor del trabajo del artista; reivindicamos que no se invisibilice ni se nos quite voz a las mujeres artistas; reivindicamos que podamos compatibilizar nuestra profesión con la maternidad; reivindicamos que nuestros compañeros artistas, no sólo hombres, sean conscientes de las letras que cantan en público.

Y más.

Reivindicamos que a las mujeres artistas no se nos pida ser guapas y deseables sino que se nos valore únicamente por nuestras cualidades profesionales.

Mucho más.

Reivindicamos que los derechos de la mujer se equiparen a los del hombre.

Madre, hermana, amiga, amante… ¿sólo así cabe la mujer en el flamenco?

Para nosotras no. Para nosotras cabe como figura propia. Y para la mayoría de personas que trabajan en el flamenco también. La prueba es el gran número de artistas flamencas que han llegado a primera línea. Pero es cierto que en las letras tradicionales del flamenco escasean las letras donde la mujer habla en primera persona.

¿Muchas de las letras flamencas remueven estómagos hoy?

Sigue habiéndolas y lo más grave es que se usan aún hoy en día. Nosotras mismas hemos tenido que salir a bailarlas o a cantarlas trabajando en los tablaos. Y es desagradable. La mayoría aparecen en coplas de fandango pero también las hay por bulerías, tangos o incluso por soleá, como la que da nombre a nuestro espectáculo.

¿Cuál?

Una mujer fue la causa

de la perdición primera

no hay mal en este mundo

que de mujeres no venga

¿Cómo son las letras más duras del cante?

Las que hablan de maltrato, de la mujer como objeto sexual y como una posesión del hombre con la que pueden hacer lo que quiera.

Cuénteme…

Te voy a meter en un convento

que tenga rejas de bronce

para que la gente no te mire

para que la gente no te toque

¿Otra?

También las que hablan de la mujer como un ser malvado simplemente por su sexo.

Que dicen…

Chiquilla tú estás muy loca

eres como las campanas

que todo el mundo las toca

Abundan.

Más que nada es la dinámica general de las letras y la cantidad lo que se hace duro. Un gota a gota que se vuelve insoportable. Una normalidad aberrante cuando se cantan según qué letras…

¿Por qué la mujer es pecado y dolor?

Esto es lo que enseña la Biblia, ¿no? Se ha asimilado desde el machismo que la mujer es pecadora y productora de dolor. Y eso ha constituido una base para justificar  el retroceso en la libertad, la independencia y los derechos de la mujer.

Según la bulería, ¿Para que se quede en casa?

Anda y no presumas más

y ponte las zapatillas, el moño  y delantal

¿Para que no salga de la cocina?

Levántate Filomena

y ponme el café sabroso

y échale a la cafetera

agüita fresca del pozo

 

¿Para que sólo aspire al matrimonio?

Eres soltera y no te has casado

Alguna falta te han encontrado

¿Cómo les sirve el flamenco para su mensaje?

Nos gusta vislumbrar un ambiente flamenco más consciente y más abierto.

¿Entiende el público su mensaje por la igualdad hombre-mujer?

Sean machistas o no, se fijan. Nos sentimos orgullosas cuando te dicen que a partir de ahora escucharan las letras con un criterio diferente. También artistas que no habían prestado demasiada atención a este tema.

¿Surgen letras nuevas?

Hay compositores que renuevan los temas y el lenguaje, pero no tantos como en otros estilos. El cante es tal vez donde menos renovación de temas y de lenguaje se  da aunque sí es cierto que se está suavizando algo.

Aina: ¿Lo más tópico que le dicen a una bailaora?

“¿No vas a ponerte flores ni peinetas?”  o aquello de “No pensarás salir al escenario con esos pelos en la axila, no?”

Anna, Cristina. ¿Y a una cantaora?

“Para cantarle al baile, mejor un hombre”

¿Y a una guitarrista? Isabelle

“¿Y tú por qué no bailas?”

¿Y a las cuatro, en general?

“Se nota que lo llevas en la sangre”, cosa que produce bastante picor.

NOS GUSTA VISLUMBRAR UN AMBIENTE FLAMENCO MÁS CONSCIENTE Y MÁS ABIERTO”





Deja un comentario

Translate »