Buscar

La Gala de entrega de premios pone fin a la XXIº edición del Concurso Nacional de Córdoba


La Gala de entrega de premios pone fin a la XXIº edición del Concurso Nacional de Córdoba




Con un Gran Teatro abarrotado, los jóvenes premiados, Barullo, El Currito, y José Anillo supieron impregnar el escenario de buen flamenco.

Web revista La Flamenca 27/11/2016

 entrega-de-premios

Córdoba despedía el pasado sábado 25 de noviembre la XXIº edición del Concurso Nacional de Arte Flamenco (CNAF), con la gala de entrega de premios. Una jornada intensa y emotiva que llenó el Gran Teatro cordobés para poner fin al 60º aniversario de esta cita y emplazando a aficionados, profesionales y a la propia ciudad hasta dentro de 3 años, cuando tendrá lugar una nueva edición del certamen.

En la gala, los tres ganadores del CNAF 2016 hicieron muestra de su talento y pusieron en evidencia el porqué han sido merecedores de este importante galardón.

Y es que el cantaor José Anillo, el bailaor Juan Antonio Fernández “Barullo”, y el guitarrista Francisco Prieto “Currito”, a pesar de su juventud, llevan muchos años fraguando y trabajando en el arte jondo, compartiendo escenario con muchas grandes figuras, y ahora, gracias a este concurso, conocido por los flamencos como “El Nacional”, tienen la oportunidad de avanzar en sus respectivas carreras.

La gala fue dirigida por Juan Carlos Rubio y conducida por Jesús Vigorra. Tras el discurso inaugural que corrió a cargo del presidente del jurado, David Luque, tuvo lugar la entrega de los diplomas a algunos de los finalistas de esta XXIº edición, ante sala de la entrada en el escenario del premio en la categoría de baile, Juan Antonio Fernández “Barullo”.

No es de extrañar que la sangre del sevillano Juan Antonio Fernández Montoya sea más que flamenca, ya que este bailaor gitano, nieto del gran y famoso bailaor Farruco, hijo de La Faraona, primo hermano de Farruquito y Farruco, sobrino de La Farruca,…

Su debut en el escenario fue con tan sólo 5 años en la Alameda de Hércules, junto a su abuelo. En este 2016, su carrera artística dentro del mundo ha dado un salto gigante, participando en la pasada Bienal de Flamenco de Sevilla y siendo merecedor ahora de este premio del CNAF.

Tras el baile, se hizo entrega del galardón al cante, que en este 2016 El Nacional ha otorgado a José Anillo. Y Anillo, como buen gaditano, no encontró mejor modo para pisar las tablas del Gran Teatro que por Alegrías.

El artista comenzó su andadura en el flamenco con 12 años cantando en las distintas escuelas de Cádiz y en diversos festivales junto a su hermana Encarna Anillo, fijándose su debut definitivo a los 17 años en el Teatro de la Villa de Madrid y en el Gran Teatro Falla de Cádiz formando parte de la Compañía de Manuela Carrasco.

Dicen que a la tercera va la vencida, y de eso es conocedor José Anillo, ya que ha conseguido este galardón a la tercera convocatoria. Durante su actuación, que como ya se ha mencionado, comenzó por Alegrías, y donde no faltaron tampoco Malagueñas o Bulerías, se saltó el protocolo y subió al escenario al guitarrista Rafael Rodríguez a la hora de recoger el premio, el cual dedicó a su familia y especialmente a su padre.

Y por último, fue el turno del joven tocaor cordobés, Francisco Prieto “Currito”. El único de los tres galardonados que ha conseguido la distinción por unanimidad de todos los miembros del jurado.

Hijo de Antonio Prieto “El Curri”, un veterano guitarrista que estuvo a punto de ganar el Nacional en el año 80. Ahora, el joven Currito de 32 años espera ahora hacerse un hueco en el flamenco mientras que prepara ya su segundo disco.

Para poner el punto y final a este concurso trienal y a su 60º aniversario, además de para emplazar hasta su próxima edición que tendrá lugar en el año 2019, el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba pudo disfrutar de una nueva actuación de “Barullo” que subió al escenario con sombrero cordobés como guiño a la tierra que hace posible este prestigioso certamen, “El Nacional”.




Deja un comentario

Translate »