Buscar

El flamenco en Japón: un mundo femenino


El flamenco en Japón: un mundo femenino




¿Por qué el flamenco tiene tanto éxito en Japón y sobre todo entre la población femenina?

Web revista La Flamenca. Tokio  29/7/2016

Maite Antunez

Mayte Antúnez, especialista en flamenco, nos ha desvelado estos misterios durante su conferencia “El flamenco en Japón”, celebrada este jueves en el Instituto Cervantes de Tokio y basada en su investigación para su tesis doctoral.

La doctora Antúnez ha explicado que el enorme éxito que tiene el flamenco en este país se debe a que “los japoneses tienen una forma de entender la vida y el ser en el que se hace imprescindible el autodesarrollo a través de cualquier acción que implique el crecimiento personal, ya sea con enfoque artístico, académico o cultural”.

Sin embargo, el flamenco no es una más de las actividades que podrían elegir sino que, a diferencia de otras opciones, “el flamenco es pura pasión y sentimiento.” Esto sin duda llama la atención y atrapa a cualquier persona de cualquier parte del mundo, “con la singularidad de que en Japón, por sus normas sociales y de comportamiento tan estrictas, la expresión de emociones y sentimientos está completamente anulada, así pues es aquí precisamente donde más aprecian, si cabe, la potencia y grandeza de este arte.”

El flamenco en Japón es un mundo femenino

Respecto al sesgo marcadamente femenino de los seguidores del flamenco en Japón, Mayte Antúnez especificaba que “la mayoría de los hombres se dedican a la práctica de deportes, siendo las mujeres las que se acercan más a las actividades artísticas y concretamente al mundo de la danza.”

Pero las mujeres japonesas no sólo bailan, también disfrutan acudiendo regularmente a espectáculos de flamenco, muy numerosos. “Además de ser protagonistas mediante la práctica en sí, también resultan ser el tejido real de público aficionado a las representaciones artísticas escénicas”, añade Antúnez.

Bailarina, profesora y estudiosa del flamenco

Mayte Antúnez comenzó a trabajar como bailarina de danza española y flamenco muy joven, con 17 años, en la compañía “Teatro de Danza Española” de Luisillo, con la que llegó por primera vez a Japón en 1990.

Volvió varias veces al país como bailarina, con estancias cada vez más largas, hasta que se mudó a Tokio en 2002 y empezó a dar clases. Aunque volvió a España años después, sigue viajando regularmente a Japón, un país que considera su “segundo hogar”.




Deja un comentario

Translate »