Buscar

Entrevista: Antonio Fernández Montoya `Farruco´


Entrevista: Antonio Fernández Montoya `Farruco´




Web Revista La Flamenca. Rocío Hellín 28/5/2013

FarrucoEs imposible resumir quién es en pocas líneas. Antonio Fernández Montoya nació en el seno de una familia gitana y artista hace 25 años, lo suyo es herencia y raza. Lleva desde los 2 años subido en un escenario por voluntad propia; es espontáneo, simpático y sobre todo flamenco. Si decimos la palabra mágica los pelos se ponen de punta: “Farruco”, esa es su casta y el nombre que ha paseado ya por todo el mundo.
Nunca ha estado quieto, ha participado en espectáculos de su familia como “Por derecho”, “Alma vieja” ó “Raíces flamencas” de su hermano “Farruquito”, su primera compañía la formó con sólo 10 años, y con 18 años estrena en solitario “Farruco”. Ha sido invitado por Manuela Carrasco o Javier Limón y bailaor principal de Antonio Canales. Su obra “Al natural” estrenada en 2007 recorre el mundo y obtiene el reconocimiento internacional, ha dirigido también “Los farrucos” un show en familia que lo llevó a Nueva York o Londres. Ha colaborado con Beyoncé, Marc Anthony, Bjork o Paulina Rubio, como actor rodó ” El Triunfo” junto a Angela Molina y Juan Diego premiada en el Festival de Málaga en 2006. Letrista y compositor de música para Los Makarines, Tomatito, El Barrio y para su hermano Farruquito “Puro”; ha posado como modelo fotográfico para Vogue o Woman, revistas de moda internacionales. Su colaboración más especial ha ido de la mano del maestro Paco de Lucía, siendo su bailaor en sus espectáculos de 2010 hasta ahora, reconocido como un elemento primordial en los conciertos del guitarrista. En los últimos tiempos ha sido asiduo en algunas temporadas del Tablao Cordobés en Barcelona, ha girado con su compañía por España y Sudamérica, y ahora prepara nuevo espectáculo. Antonio Fernández Montoya “Farruco” se consolida cada día que da un paso en un escenario con su baile infinitamente mágico y puro. Todo lo que se diga es poco para un baile que no se puede abarcar con palabras, “Farruco” es baile flamenco y mucho más.

Hola Antonio, llevas desde pequeño bailando de forma natural. ¿Cuál es el sello de la familia “Farruco” según uno de ellos?
Definir un sello concreto es difícil pues el baile farruco no ha tenido un propósito concreto nunca. Se podría decir que más que un sello es un estilo. Es un baile puro, tradicional y a la misma vez personal, que eso da paso a la improvisación y también al sentir de cada uno de nosotros. Tenemos una gran fuente pero cada uno bebe de su chorrito.

Cuando coincidís en el escenario los hermanos Fernández Montoya, se os ve en la mirada el cariño que os tenéis, se palpa la admiración recíproca entre vosotros. ¿Os ayudáis con las coreografías o cada no va a lo suyo?
Ambas cosas (risas). Es cierto que para nosotros es importantísimo las opiniones de la familia. Se hacen con el mayor cariño del mundo y también con la mejor crítica, pero como ya he dicho antes, cada uno decide al final lo que quiere o lo que en ese momento quiere mostrar, si no, ¿Dónde estaría la personalidad?

¿Cuál es tu verdadero fuerte como artista? ¿Qué te diferencia de tus hermanos?
Nunca me he parado a pensar en las diferencias pero si te puedo decir en lo que nos parecemos: Respetamos el flamenco, somos aficionados y sobre todo intentamos oler a Farruco constantemente.
Mi fuerte como artista te podría decir que todavía no lo he definido, según como me encuentre ese día saco una fuerza diferente y un recurso adaptado.

Poco a poco has ido dando pasitos en solitario y cultivándote como bailaor ¿Sientes que el mundo del baile flamenco te esta dando, por fin, tu hueco?
La verdad que puedo decir que me siento afortunado. Hay mucha gente que me dobla la edad, son pedazos de artistas y no han logrado ni la mitad que yo, tampoco me paro a recordar lo que hice o he hecho sino a lo que me queda por hacer que es muchísimo…
Poco a poco te das cuenta que los flamencos y los no flamencos te reconocen y elogian, después de todo es el mejor premio y recompensa que un artista puede tener. Ser respetado en tu ámbito… Lo demás viene solo.

Sevilla te vio bailar por primera vez en una Bienal cuando tenías siete años, has vuelto este año pasado en los Jueves Flamencos de Cajasol. ¿Cómo se porta Sevilla contigo?
Qué puedo decir de Sevilla… Tierra con arte, solera y entendidos de flamenco…
Sevilla me quiere lo se… Pero debería de quererme más veces…

Farruco-2Tienes un bebé de corta edad. Tú te arrancaste a bailar con dos años en Berlín durante un espectáculo de tu familia. ¿Te gustaría que tu niña fuese bailaora como tú?
Para mí lo más feliz sería ayudarle a conseguir su sueño sea cual sea, pero… no me gustaría que bailara flamenco, después de todo
y por desgracia en este arte no siempre triunfa el buen artista, pues conozco a genios de este arte que están “desmayaos” y lo que es aun peor
“desconocidos” y “súper desvalorados”. Sin embargo, hay gente que empezó ayer, pegan un pelotazo y son artistas reconocidos; en cambio, si eres Cristiano Ronaldo juegas en el Madrid o si eres Messi en el Barcelona.

Cumpliste un sueño al bailar para el sonido de la guitarra del maestro Paco de Lucía, ¿El siguiente sueño?
Para mí lo del maestro ha sido un trampolín no solo mediático sino también emocionalmente; ha sido uno de mis mayores sueños. Lo bueno de cumplir un gran sueño es que te motiva a superarlo.
Un sueño a cumplir sería seguir los pasos de Paco de Lucía tanto profesional como personalmente, no podría definir un solo y único sueño. Me considero ambicioso, no avaricioso.

¿Qué le pasa por la cabeza a Antonio El Farruco cuando se sube a un escenario? ¿En qué piensas? ¿De quién te acuerdas?
Pienso en la vida, en mi gente, en el público, en mi hija; también hay veces que no pienso nada… Me limito a disfrutar del momento.
Me acuerdo de los consejos que me han dado algunos maestros como mi abuelo, Paco de Lucía, mi hermano Farruquito. Recuerdo las palabras de mi papa “El Moreno”… Pero no elijo de quien acordarme, simplemente vienen según el momento.

La improvisación a veces asusta. En un espectáculo tuyo, ¿cuál es el porcentaje de coreografía ensayada y de baile improvisado?
Si le pusiera un porcentaje determinado a la improvisación en cada espectáculo dejaría de ser una improvisación.
Cada día es distinto pero si que es verdad que siempre dejo grandes espacios para la magia sino: ¿qué satisfacción tendría comer todos los días lo mismo por muy bueno que esté?
La improvisación te hace crecer como artista, te ayuda a superarte cada día y sobre todo el público puede venir a verte 100 días seguidos pues cada día será diferente. Para mí eso es flamenco: libertad.

Todos en tu familia amáis al flamenco, y a la música en general. ¿Qué escucha y qué baila Antonio El Farruco que no sea flamenco?
Escucho muchas otras músicas, bailar, no bailo tantas…
En mi casa siempre se han escuchado a grandes maestros no solo de flamenco. Un día me levantaba y escuchaba a Tomás Pavón y Chocolate, otro día me acostaba con Michael Jackson. Para el desayuno podría sonar Stevie Wonder, para merendar Mozart y para cenar Manolo Caracol entre otros muchos. La música es necesaria para los sentimientos, después de todo el flamenco es sentimiento en estado puro.

Has colaborado con Paulina Rubio, Bjork o Beyonce. ¿Qué tal la experiencia con otros géneros de la danza?
Para mí haber compartido escenario con estos genios me ha llenado de mucho aprendizaje sobre todo por esa proyección de la que ellos están colmados. Bailar para 45.000 personas te llena de adrenalina, aprendes a controlar tus miedos y dominas a esos potros desbocados que llevas dentro. Ha sido una gran experiencia musical, moral y personal que indudablemente volvería a repetir.

Bailaste en una fiesta organizada para Madonna, ¿Se enamoró de tu baile la Reina del Pop?
(Risas) Más bien quedé yo enamorado de su humildad y generosidad. Recuerdo que al verme en el centro de la pista bailando Billie Jean con mis manos rodeando la cintura de Madonna fue algo que en ese momento no creía, también recuerdo que al día siguiente pensaba: “Ha sido un sueño que no se lo va a creer nadie… ” (Risas). Fue fantástico.

Farruco, ¿Cómo llevas el cante?
Como ya he dicho antes he tenido la suerte de nacer en una familia de lo mejor en el flamenco, pero no solo de baile. En mi gente el flamenco en general (cante, toque, baile e historia) se ha querido y respetado en todo momento. Mi papa Juan “El Moreno” cantaba y sobre todo era muy buen aficionado, entonces, desde chico el cante ha estado presente en mi cabeza y alma… Caracol, Chocolate, La Niña de los Peines, el de la Calzá, el Sevillano, Carbonerillo e infinidades de cantaores que podría nombrarte, de ahí mi enorme afición al cante. Pero por supuesto cuando canto lo hago para componer cosas para mi show o para trabajos de otros artistas, aunque no descartaría algún día cantar en mi espectáculo… Quién sabe…

Farruco-3Además de actor y bailarín, eres músico. Compones y elaboras letras, en el flamenco hay letras que emocionan solas. ¿Alguna favorita?
Hay muchísimas que emocionan, el flamenco emociona cuando se hace con el corazón, un simple “AY” puede decir mucho. Por eso todas las letras que transmitan por muy simples que sean son mis favoritas.
¿De qué sirve que la letra diga mucho pero que la cantes sin amor o sin sentirlas?

El baile flamenco está viviendo un momento dulce, ¿hay cantera y calidad? ¿Cómo lo ves tú?
Si y no, según lo compares y con qué lo compares.
Si lo comparamos con el baile de hace 50 años podría decir que el baile flamenco está demasiado deteriorado y desvirtuado. No se baila con esa personalidad de antes, no se crea a ese nivel, no se siente de esa manera, es mi humilde opinión. Pero si estoy de acuerdo que hay muchísimos bailaores que todavía respetan y tratan de seguir esas pautas que nos dejaron ellos y de ahí sacar una personalidad que es de lo que se trata.
En cuanto a la cantera no estoy muy convencido que haya mucho, o por lo menos no la misma que cuando yo tenía 10 años que estaban todos los que hay hoy, y había mucha cantera con mi edad. ¿El problema? ¿se lo echamos a la play station? ¿al fútbol? ¿a los ipad o a los iphone? Lo que si es verdad que ya no se ven niños jugando a ser flamencos por las calles, y es una pena.

Cuéntame proyectos, fechas, sitios… Háblame del futuro.
Ahora estoy en varios e importantísimos proyectos: Estoy dirigiendo algunos ciclos de los más importantes en el Tablao Cordobés. Luis Adame, otros muchos artistas de primerísima línea, y yo luchamos para que el flamenco tenga el sitio que se merece. La verdad que es para hacer notoria la obra que están haciendo Luis y su equipo con la Fundación Tablao Cordobés en busca de una Real Academia de las Artes y las Ciencias del Flamenco para intentar conseguir que el flamenco tenga en el mundo entero un reconocimiento como se merece.

Tengo pendientes algunas cosas con Quincy Jones para su espectáculo en el que participan diversas culturas musicales, yo representaría a España y por supuesto al flamenco.

Por otra parte, preparo el estreno de mi nuevo espectáculo en agosto en el Teatro Compaq de Gran Vía en Madrid los días 28,29,30,31 de agosto y 1 de septiembre. Este espectáculo quizás sea el más atrevido por así decirlo y a la vez el más personal que hasta ahora he hecho; es un concierto de flamenco, habrá mucha música, mucho cante, instrumentos nuevos y varios estilos de baile. Hasta ahora solo puedo decirte esto.

Además, también estaré la gira hasta diciembre con el maestro Paco de Lucia por más de medio mundo. La verdad que es un gran año lleno de cosas maravillosas gracias a Dios. Espero que todo siga así.

Gracias mil por la atención y dedicarnos tu tiempo. Desde Revista La Flamenca te deseamos lo mejor.
Gracias a ustedes por apoyar a este arte.




Deja un comentario

Translate »