Buscar

Entrevista: Juan Gómez “Chicuelo” “¡Gustar a los cantaores es como el secreto de la Coca-Cola!”


Entrevista: Juan Gómez “Chicuelo” “¡Gustar a los cantaores es como el secreto de la Coca-Cola!”




El guitarrista de Cornellá redobla su apuesta internacional colaborando con el pakistaní Faiz Ali Faiz mientras compone los temas para el tercer disco junto al pianista Marco Mezquida.

Revista La Flamenca. Xavier Grau. 19/10/2021. Fotos: Judit Rodríguez

Juan Gómez “Chicuelo” disfruta sobre el escenario y también difundiendo el conocimiento del flamenco. Así lo acaba de hacer en una exitosa Masterclass previa al I Certamen Internacional de Guitarra Flamenca que programa el Ciutat Flamenco 2021 en desarrollo esta semana en Barcelona. El guitarrista de Cornellá sale del parón de la pandemia con tres proyectos sólidos en la agenda: componer para el tercer disco junto al pianista Marco Mezquida, renovar la Gran Gala del Flamenco del Palau de la Música y dirigir el próximo espectáculo de fusión con la música sufí del pakistaní Faiz Ali Faiz. Su retorno a la normalidad tras el Covid19 viene marcada por la arriesgada apuesta del espectáculo “Caminos” con el que clausuró el Mas i Mas Festival.

El público aclamó la innovación de “Caminos” en Barcelona. ¿Y la crítica?

Creo que igualmente desde el punto de vista que yo busqué nuevas sonoridades, un espectáculo para una formación con instrumentos nuevos para el flamenco, para sonar de otra forma y prescindiendo de elementos clave como las palmas y el cajón.

Sustituyéndolo por un violonchelo y una batería.

A mi entender eso es lo que hace atractiva la propuesta.

¿Por qué?

La cuestión era hacer algo que no hubiera yo hecho antes a nivel de solista.

Hasta encontrar el violonchelo del cubano Martín Meléndez.

Porque es un instrumento que casa muy bien con la guitarra.

Y a una bailaora mexicana como Karen Lugo.

Sí, ella puede bailar flamenco de maravilla pero lo que la hace especial para este espectáculo es su vertiente más contemporánea.

Y la contundencia de la batería con David Gómez, valenciano.

Sí, pero muy suave y muy dulce, tocada con escobillas.

¿Cuántos le han arrugado la nariz por no formar equipo con músicos de geografía más flamenca?

A ver, el flamenco soy yo; no esta propuesta que es un proyecto musical.

Como tampoco lo es el proyecto que comparto con Marco Mezquida.

¿Qué es entonces?

Como siempre decimos con Marco, lo nuestro no son temas, son aventuras que proponemos a quien nos escucha. No hacemos temas ABAB, verso-estribillo-verso-estribillo que así podemos hacer ocho en un día.

¿Con qué fin?

Para que el público se deje llevar, para pasarlo bien, para que lo escuches sin ideas preconcebidas.

Su comunión con Mezquida trasciende la colaboración artística.

Tenemos una unión especial en lo artístico y en lo personal porque es un músico genial, incansable, y un gran persona. Es el que más trabaja de España, segurísimo. No para de tocar por todo el mundo.

¿Cómo empezó todo?

En la inauguración el espacio Taller 24 del Taller de Músics en el Raval Barcelona donde nos conocimos. Luego él sustituyo a Carlos Sarduy en una propuesta de Raynald Colom en Mallorca y en ese momento surgió la chispa de esa conexión especialísima por su musicalidad.

Y el público les ha valorado muy rápido y muy bien.

Alguien colgó en las redes un video con la actuación en Taller 24 y en un plas nos encontramos con doce o catorce conciertos solicitados. ¡Y teníamos sólo dos temas!

¿Cómo lo resolvieron?

Pues arreamos a componer porque siempre tuvimos claro que no queríamos hacer versiones sino temas propios y también incorporamos a Paco de Mode para las percusiones.

Con el tercer disco en camino, ¿piensa que él le ha arrastrado más hacia el jazz o usted se lo ha traído más hacia el flamenco?

Hasta que empezamos juntos con el primer disco, llamado por eso “Conexión”, él no había estado tan cerca del flamenco.

¿Cómo le impactó?

Marco es tan inquieto, tan hiperactivo, tan ávido de saber…

Y el flamenco es tan potente y tiene tanta fuerza que atrae a cualquier músico.

Afortunado se considera usted, y mal acostumbrado, dice, por trabajar con los más grandes.

No lo he buscado.

En la lista están Mayte Martín, Miguel Poveda, Duquende, Israel Galván…

A todos esos grandes con lo que he trabajado me los he ido encontrado haciendo mi carrera profesional. Ellos se han fijado en mí.

¿Y qué le pidió Mayte Martín, por ejemplo?

Que la acompañara con la guitarra, que le tocara para que ella pudiera expresar su cante y que la mimara en el escenario.

¿Y el resto?

Pues lo mismo, el cantaor pide que tú estés al servicio de su arte y que le facilites el trabajo en cada actuación.

¿Cómo logra usted eso?

¡Uy! ¡Gustar a los cantaores es como el secreto de la Coca-Cola!

-Cuéntemelo.

En definitiva, siendo buen aficionado, gustándote mucho el cante y el baile, respetando siempre al artista, dando espacio a la voz y nunca colocarte por encima…

Incluso a veces rechazando colaboraciones.

¿Eso va por lo de Rosalía?

Sí, claro.

El tema es que estamos hablando de cuando Rosalía no había grabado todavía ni un disco, estaba estudiando en el Taller de Músics y pensaba en su primer proyecto discográfico.

¿Qué ocurrió?

Ella era muy atrevida, sin ningún miedo escénico, muy artista ya, y quería hacer un disco de flamenco clásico de voz y guitarra.

Pero…

Pues que yo no la veía en un trabajo así, la veía con una propuesta más abierta en la que yo me encargara de la producción de los elementos flamencos pero con otro productor que se cuidara de lo más actual con otras músicas, más rock, más pop, en la línea de lo que ha acabado haciendo con El Guincho.

¿Y el primer disco de ella con Raül Reffre?

Tampoco me veía yo haciendo un trabajo así.

¿Visto lo visto?

Pues hoy creo que le hice un gran favor. De haber hecho un disco clásico de flamenco como el que ella pensaba inicialmente creo que ese trabajo no hubiera trascendido.

¡Vaya!

Creo que lo que ha hecho con sus discos, y todo ese éxito, va en la línea acertada de lo que yo intuí que ella debía hacer y me alegro.

¿Cómo impacta en su trabajo el reconocimiento profesional y el éxito mediático?

Yo soy un culo inquieto, siempre con ganas de hacer algo diferente en cada trabajo, pero no por cansancio sino por buscar, probar, indagar en la música.

Incluso con una dedicatoria para el gitano Django Reinhardt.

Ese es un tema de swing & rumba sin claves especiales. Simplemente es un tema que compuse en un momento que escuchaba su música, me inspiró y decidí dedicárselo.

Cómo será dirigir la Gran Gala del Flamenco que programa el Palau de la Música de manera estable.

Este es un encargo de Daniela Turco para 2022. Me voy a responsabilizar de la producción musical y de las nuevas músicas para este espectáculo que se va a renovar totalmente.

Explíqueme el nuevo reto con Faiz Ali Faiz.

Voy a encargarme de la dirección musical y de tocar en un nuevo disco y dirigir el espectáculo en vivo de Qawwali Flamenco que une la música sufí procedente de Pakistán con el flamenco consiguiendo un resultado increíble, impresionante, que te lo escuchas y es la bomba.

Música sagrada.

Cierto. Al principio tuvimos incluso que traducir los textos de nuestras letras para que su grupo comprobara que todo lo que se decía estaba en la línea correcta de todos los argumentos religiosos preceptivos del sufismo.

¿Con quién contará?

Además de la voz de Faiz Ali Faiz y su grupo, trabajaremos con David Lagos y Tomás de Perrate al cante y la percusión de Isaac Vigeras.

¿Podremos ver este espectáculo en España?

La pandemia nos hizo interrumpir la presentación del trabajo anterior de Qawwali Flamenco y veremos cómo se presenta el próximo porque se trata de un espectáculo caro que exige mover a muchos artistas.

¿Confía en el retorno a la actividad normal tras el frenazo duro del Covid19?

El parón mundial nos ha afectado a todos y a mí, juntando proyectos diferentes, con Mezquida y otros, me obligó a suspender entre 80 y 90 conciertos que se dice pronto… y con un impacto económico que no quiero ni pensar…

Peor ha sido para tablaos centenarios que han cerrado incluso.

La pandemia ha sido demoledora para ellos, que se han llevado la peor parte, y muchísimos artistas se han visto afectados directamente porque los tablaos se quedaron de repente sin clientes extranjeros, sin el turismo del que se nutren.




Deja una respuesta

Translate »
Abrir chat