Buscar

Entrevista: Sergio De Lope “Han conseguido relacionar evento cultural con muerte y contagio”


Entrevista: Sergio De Lope “Han conseguido relacionar evento cultural con muerte y contagio”




El compositor cordobés presenta “Ser de Luz” en el Teatro Real de Madrid proponiendo su música como magia necesaria para sanar espíritus tras la pandemia.

Revista La Flamenca. Xavier Grau. 20/5/2021



A las puertas de presentar en el Teatro Real de Madrid su nuevo disco “Ser de Luz”, el flautista y saxofonista cordobés Sergio de Lope comparte la visión mágica y positiva de su música. Con gran ambición artística, su composición compleja fluye con naturalidad. Bebe de los clásicos como Paco de Lucía y Enrique Morente. Pero se filtran otras esencias de su tiempo: Coetus, Ibrahim Maalouf o Avishai Cohen. Con aspiraciones ancestrales de libertad, justicia y amor, Sergio de Lope se rebela contra la devastación y el miedo. Lo hace con las armas mágicas de su música y, por si acaso, sin rechazar la ayuda misma de Harry Potter: por algo será que le siguen las embajadas españolas en medio mundo.

Explíqueme cómo empiezan sus conciertos…

Con el latido de un corazón…

… el corazón de mi hijo, que grabé cuando lo de las correas durante el embarazo, y ahora ya tiene dos años y medio y una hermanita de once meses.

Eso es en el tema ‘Madre Tierra’ del nuevo disco “Ser de Luz”.

Un disco compuesto antes de la pandemia con letras y músicas que nos mueven, tratando de dar forma explícita al duende de la música, impulsando las buenas vibraciones para ayudar y para transformar.

¿Para sanar, dice?

Para curarnos física y espiritualmente porque hemos vividos momentos muy difíciles y tengo momentos de gran rebeldía por lo que pasa y lo que nos ha pasado con la pandemia.

¿Apela a la magia y a la luz pero también a la rebelión?

La enfermedad y la muerte son parte de la vida pero el miedo somete a la sociedad.

¿Y cómo lo cambia el mensaje de su música?

Apelando a la libertad después del maltrato social considerable que hemos sufrido.

¿Se siente dañado como persona o como artista?

Los administradores públicos se han cebado con la cultura sin un dato empírico que avale que el sector ha sido foco de contagios por el covid.

¿De qué manera lo hemos consentido?

Han conseguido relacionar evento cultural con muerte y contagio. Era la salida fácil, según el poderío de los sectores económicos se han tomado unas medidas u otras.

¿Y la sociedad ha callado?

Todos lo han aceptado, los medios de comunicación también.

¿Se ha sentido usted abandonado?

Como artista, sí.



“NOS HEMOS INSTALADO EN LA POLARIZACIÓN Y EN EL ODIO”

¿Qué es ha sido lo más grave en este tiempo pandémico?

Se nos ha condicionado y hemos vuelto a señalarnos los unos a los otros.

¿Una sociedad de delatores?

Señalamos con el dedo al amigo, al vecino…

Nos hemos instalado en la polarización y en el odio, hemos dejado de hacer las cosas desde el amor.

¿Qué nos ha pasado?

La naturaleza manda mensajes algo kármicos y cada cien años nos sola una pandemia y a mí esta última me ha cortado las alas, no entendía la situación, me ha costado esfuerzo salir pero finalmente parece que vamos a mejor.

¿Ha influido este ambiente en su disco?

Artísticamente no porque lo grabamos antes de la pandemia.

Le veo optimista, progresista, pero cabreado.       

Como sociedad hemos agachado la cabeza y hemos tragado con todo.

¿Y entonces, qué hacemos?

Con “Ser de luz” quiero despertar consciencias, agitar las energías y la vibración, provocar que la gente se mueva, que actúe, que haga oír su voz.

¿Por dónde empezamos?

Por la educación, educando en valores, tomado consciencia que la música es un trabajo duro y digno, tan necesario como dijo Antonio Gades…

… que la cultura es tan importante como un vaso de leche, un bien esencial.

¿Con qué objetivo?

La labor de los artistas y del arte es la de despertar consciencias colectivas



“NECESITO ESTAR RODEADO DE BUENA ARMONÍA”

 

¿Usted recupera el concepto rockero de la banda para el flamenco?

Así lo hizo Paco de Lucia veinte años con su sexteto. Compartir siete años con los músicos que me acompañan nos permite crear nuestro sonido, nuestro sello.

Juanfe Pérez, el bajista, se ha encargado de la producción del disco.

Llevo las ideas a la banda y recogemos todas las opiniones pero él ha llevado la batuta.

Dicen ellos de usted que se moja siempre por los que tiene al lado…

Para crear no sólo sirve la técnica del músico. Necesito estar rodeado de buena armonía, estar a la altura de las emociones bonitas y positivas…

Dígame algo bonito de su guitarrista.

David Caro es todo inocencia y talento al tocar, pureza de corazón y verdad, sin maldad ninguna. Lo ves tocar y le conoces.

Del percusionista.

Javier Rabadán es el ancla del grupo porque nos da la tierra y la marca pero también por su forma de ser.

Dicen que cuando el Mati arrea a cantar…

Pues sí, cuando él arrea nos vamos todos de fiesta…

¿Qué pasa cuando uno no está fino?

Estamos todos muy pendientes el uno del otro y sabes que si un día no estás bien, por lo que sea, los otros van a tirar de ti.

¿En su banda no hay entonces lugar para egoísmos?

El ego es una mochila que llevamos todos los músicos pero si te quieres de verdad no te dan ganas de destacar.



“HE EXPERIMENTADO EL PROCESO CREATIVO DEL DISCO EN DIRECTO DURANTE UN AÑO Y MEDIO”

 

 ¿Por qué el disco sale después de la gira de conciertos?

Cuando sacas un disco y luego lo giras, a las veinte actuaciones descubres que lo hubieras grabado de otro modo porque el directo te das nuevas claves.

¿Cómo lo notaremos?

He experimentado el proceso creativo de los temas en directo durante un año y medio y la producción se ha hecho ya sobre temas muy maduros, muy calentitos…

Además, el público también está presente en todo ese proceso creativo hasta conseguir una música que está viva, que no es in vitro ni de laboratorio.

¿Y qué cambiará en los próximos recitales?

Ofrecemos un espectáculo dinámico, con toda su algarabía. Cambiarán la ejecución, los arreglos, incluso incorporaremos para el Teatro Real la guitarra eléctrica de Daniel Arjona, muy atmosférica, para crear nuevas texturas. Y bailará Anabel Moreno.

¿Cuál es esa memoria sonora suya que usted reivindica?

La de otras vidas no me acuerdo pero de esta pongo todo lo que descubrí a partir de la guitarra flamenca de Vicente Amigo con la que empecé a aficionarme con esta música y luego ya vinieron Paco de Lucía y Enrique Morente.

¿Cómo enfrenta usted el flamenco?

Para mí es una música, ni más ni menos, y el tiempo dirá si lo que yo experimento trasciende y vale la pena o no.

De nuevo la magia.

La magia, o el duende, que reclaman los flamencos.

¿Por eso sigue el twitter de Harry Potter?

Me flipa Harry Potter y lo que se asemeja a un ser de luz. Siempre pone de relieve la lucha entre el bien y el mal, la lucha entre luz y oscuridad.

¿De qué le viene seguir en redes a casi todas las embajadas de España?

Ah! sí…

¿Vocación de diplomático o de espía?

Eso viene de un concierto exclusivo en streaming que en noviembre hicimos para todas las embajadas españolas repartidas por el mundo desde Córdoba y de ahí empezaron a seguirme y ya ves…

¿De Japón a Suiza, de Indonesia a Tailandia?

Sí, sí, fue una locura y ahí les tienes, siguiéndonos desde entonces.




Deja una respuesta

Translate »
Abrir chat