Buscar

Entrevista Rycardo Moreno: “Yo, como Lorca, hago arte para los que aman sin entender”


Entrevista Rycardo Moreno: “Yo, como Lorca, hago arte para los que aman sin entender”




El guitarrista de Lebrija prepara la presentación de “Miesencia” en Sevilla y Madrid y la publicación del próximo “De barro” “concebido” para la última Bienal.

Revista La Flamenca. Xavier Grau 28/10/2020 Fotos: Judit Rodriguez

Rycardo Moreno teje su música con la memoria de su estirpe. Recorriendo, casi, casi, a todo su recuerdo genético para reivindicar a sus antepasados y a su pueblo gitano. Sin embargo, cada uno de sus trabajo proyecta una modernidad y una ambición de futuro que seduce a quien escucha sus discos. El último, “Miesencia”, rinde homenaje a melodías, paisajes, calles, rostros y fiestas de su infancia.

¿Vuelve de nuevo a la raíz de sus primeras músicas que escuchó?

Siempre tengo las enseñanzas de mi familia y su forma personal de utilizar el arte como algo muy marcado en mi ser.

¿De qué manera?

Recurrir al arte para hacerse el bien a ellos mismos, a evadirse de este mundo duro y llegar a otra dimensión.

¿Qué tiene “Miesencia” de acercamiento a su memoria?

Quien lo escuche tendrá un acercamiento a mi vida.

“RECOJO LAS ÚLTIMAS BODAS EN LEBRIJA CON ESOS GITANOS MAYORES QUE HAN HECHO SU VIDA EN UN ENTORNO DURÍSIMO”

¿Cuál sería el primer recuerdo?

Un tema como “La boda”, recogiendo esos cantes primitivos que yo he escuchado de siempre en Lebrija donde las familias gitanas cantan por bulerías, por soleá, por seguiriyas. Por eso incluyo en el dvd imágenes de las últimas bodas en Lebrija con esos gitanos mayores que han hecho su vida en un entorno durísimo…

Como el de su propia familia.

Exacto. Y así lo cuento transmito en otro tema, “Soleá underground”, para contar lo que viene de abajo, del subsuelo… Como mi familia que ha labrado la tierra de Lebrija desde generaciones…

Hasta que mi abuelo Ricardo, el patriarca, nos saca del campo y por eso hoy entre los jóvenes de mi familia hay peluqueros, vendedores ambulantes, estudiantes de sociología y músicos como yo.

Que descubre el gusto por la música y el flamenco en el bar de su padre, en la plaza, en el barrio…

Sí, pero lo primero que yo toqué fuera del flamenco es la música del maestro Rodrigo porque no se olvide que ¡yo con 16 años ya había subido por dos veces al escenario de la Caracolá de Lebrija! Y este este disco incluyo su Adagio con mis arreglos más especiales de Andromeda.

¿Siente que, musicalmente, ya tiene repasado desde muy joven el flamenco?

Todo lo que yo haga siempre será flamenco Para improvisar un swing que suene flamenco hay que tener esa magia que hace distintos a los intérpretes flamencos.

¿Y gitanos?

Los gitanos flamencos vivimos en esa magia que convierte lo infame en gracia y sutileza, en arte.

“MI TATARABUELA FALLECIÓ DEJANDO A MI ABUELO MATERNO HUÉRFANO A LOS DOS AÑOS Y A MI ABUELO LO MATÓ FRANCO POR SER NEGRO Y REPUBLICANO ”

Incluso tragedias familiares como la de su tatarabuela cubana.

Caridad Barba Narváez, mi tatarabuela negra a la que dedico “Guajira mía” en este disco, y que falleció dejando a mi bisabuelo materno huérfano a los dos años.

Huérfano también su abuelo.

Huérfano a los seis meses porque a su padre lo mató Franco por ser negro y republicano.

Parece que busca usted influencias en Estados Unidos, en Cuba, en Turquía…

Cuando toco con el guitarrista turco Cenk Errgodan siento ese mismo bagaje flamenco, claro.

¿Por qué?

El flamenco es un montón de culturas juntas y por eso nadie puede pretender que los jóvenes del siglo XXI nos quedemos herméticamente encerrados en Sevilla recreando los cantes de Manuel Torres o Pastora Pavón.

Y mucho menos sus hijos…

Mis hijos viven esa misma herencia como la he vivido yo, en sus juegos, en su familia, con su madera de artistas y su talento.

“ASPIRO A QUE MIS HIJOS, AUNQUE SEAN ABOGADOS, CUANDO REGRESEN A CASA CANTEN POR SOLEÁS”

¿Aunque le salgan abogados?

Pues eso, a eso aspiro, que aunque sean abogados vayan a su trabajo y cuando regresen a casa canten por soleá y se olviden de los problemas.

¿Temió ser acusado de frívolo al llevar a Galeano al flamenco?

Jamás el flamenco fuer gratuito, siempre fue espiritual en su letra y en su mensaje.

Mi tío Rota cuenta que trabajando en el mismo cortijo que El Chozas llegó un día un escritor americano en busca de un gitano que había escrito algo así como que “pintar una paloma es fácil, lo difícil es pintarle el pico y que coma…”!eso es realismo mágico que ni García Márquez!.

¿Qué valores quiso plasmar en “aGaleano”?

Cuando habla Eduardo Galeano lo hace como un señor de tu barrio, se esfuerza para que todo el mundo le entienda como hizo Jesucristo.

¿Y qué quiere transmitir usted hoy con la que está cayendo?

Que hay que tirar para adelante, y si hay que sacar un disco en plena pandemia pues se saca. Quiero inspirar a todos a seguir, a vivir el día a día que es lo único que nos puede salvar.

¿Con más música, con más cultura?

Quien no esté cerca de la cultura estará cerca de la ansiedad y de la incertidumbre.

¿Qué cultura?

La de cinco estrellas. La de nuestros escritores y músicos independientes, los que nos representan.

¿Qué música está escuchando últimamente?

Me tiene muy enganchado Rachmaninov con su concierto para piano número 2.

¿Y a quien está leyendo?

“Autobiografía de un yogui” de  Paramahansa Yogananda.

¿Refugio espiritual, miedo al futuro profesional?

No tengo ningún miedo al futuro por mi trabajo.

¿Le pilla la pandemia con mucho trabajo adelantado?

Estoy pendiente de un nuevo disco con Cenk Erdogan y de la publicación dentro de seis meses de “De barro” con el proyecto con el que abrí la Bienal de Sevilla.

No es poco.

Y además tengo ya unos cinco temas para otro disco para 2022 con Pedro María Peña con quien me hace mucha ilusión esta producción.

Nada preocupado por el trabajo, vaya.

La preocupación no me aporta nada. A mí me sirve la ilusión y la fe que me da entereza ante la situación.

“LAS ETIQUETAS SON PARA LAS RATAS DE BIBLIOTECA QUE LAS NECESITAN PARA ENTENDER LAS COSAS”

Barcelona, Sevilla y Madrid para la presentación de “Miesencia”.

Estoy muy contento porque la gente se lo toma con la misma ilusión con la que yo lo he preparado. Y también presentaremos en Lebrija.

Eso es jugar en casa.

Cierto, sí,

¿Habrá sorpresas?

Espero contar con algunos guitarristas amigos para interpretar “Canción de amor” de Paco de Lucía.

Que no está en el disco.

No. No lo está por problemas de tiempo, que no tenía, a punto, entre otras cosas. Pero en las presentaciones estará en directo.

¿Con versión para que le sigan etiquetando de experimental y heterodoxo?

Conmigo lo tienen difícil los críticos porque cuando me ponen una etiqueta al siguiente disco hago algo diferente.

¿Por necesidad, para despistar, para que no le etiqueten?

Las etiquetas son para ratas de biblioteca que las necesitan para entender las cosas; son para almas jóvenes que necesitan ponerle nombre a las cosas…

No para usted, ¿alma vieja?

“Yo hago música siguiendo aquello que decía Lorca… ‘Hago arte para los que aman sin entender…'”·




Deja una respuesta

Translate »
Abrir chat