Buscar

Entrevista: Carmen Linares


Entrevista: Carmen Linares




Revista La Flamenca: Revista nº 27 / año 2008 Noviembre Diciembre

carmen-linaresUno de los espectáculos que tuvo mejor acogida entre la crítica y la afición durante la pasada edición de la Bienal de Sevilla fue “Raíces y Alas”. En él, el compositor y tocaor onubense Juan Carlos Romero, se ha hecho valer de la maestría de la cantaora de Carmen Linares para musicalizar los versos del poeta Juan Ramón Jiménez. El que fuera premio Nobel e inspirador intelectual de la Generación del 27 nos ha sido redescubierto por esta pareja magnífica de flamencos, dicho trabajo se ha visto plasmado en un CD que saldrá al mercado en breves fechas. Aprovechamos la ocasión para que nos lo presente una de sus protagonistas, la cantaora Carmen Pacheco Rodríguez (Linares, 1.951).

Quizás los que más llama la atención de “Raíces y Alas” es que no es un espectáculo flamenco al uso, sino que utilizando la música flamenca se van hilvanando composiciones musicales con las letras de Juan Ramón Jiménez. ¿Cómo le planteó el trabajo Juan Carlos Romero?
El trabajo surgió un día charlando con Juan Carlos Romero y mi marido, Miguel Espín, en una conversación hace tres años. Estábamos hablando de los poetas que más nos gustaban, y Miguel nos dijo por qué no hacíamos algún trabajo sobre la obra poética de Juan Ramón Jiménez. La idea nos encantó porque tanto a Juan Carlos como a mí nos gusta mucho su poesía. Una selección previa de poemas nos la envió el gran poeta, amigo y paisano Manuel Ruiz Amezcua, al que agradezco desde aquí su aportación, y de esa selección elegimos nosotros los poemas que mejor se adaptaban a las composiciones que Juan Carlos quería hacer. Vimos que iba a ser un trabajo muy especial porque había que hacer unas melodías muy acordes con el carácter de la poesía de Juan Ramón. Yo le dí toda la libertad a Juan Carlos para que compusiera los ritmos, músicas y cadencias que a él le sugirieran los poemas. No se trataba de condicionar a la poesía de Juan Ramón sino al revés. Y esto es algo que Juan Carlos tenía muy claro. El flamenco no era el mundo de Juan Ramón, no estaba tan cercano como, por ejemplo, en Manuel Machado o Lorca, pero si hay un espacio común en lo andaluz y, no nos olvidemos, que Andalucía es la esencia del flamenco.

Además de acercarse a la obra del poeta de Moguer, ¿qué es lo que mas le gusta de este último trabajo tuyo?
Aparte de los poemas tan buenos de Juan Ramón Jiménez me gustan mucho las melodías que ha compuesto Juan Carlos Romero porque tienen unos registros y unos matices diferentes para mí y eso supone un reto y una experiencia nueva, que me gusta y me divierte. En la grabación hemos contado con Tino Di Geraldo que ha hecho una percusión extraordinaria y los arreglos de cuerda tan acertados y sutiles que ha hecho Jesús Cayuela que han enriquecido este disco. Además, no sólo hay que cantar entendiendo el poema sino también y, sobre todo, interpretar. Pero si una cosa te gusta, como es el caso, siempre tienes la posibilidad de dejar tu impronta, de dejar mucho de ti. El aforismo “raíces y alas” del propio Juan Ramón -raíces que vuelan y alas que arraigan- Juan Carlos lo ha plasmado generosamente en esta producción discográfica.

Lo que está claro es que la poesía es un referente en su obra, desde Lorca con Manolo Sanlúcar, a su espectáculo “Verso a Verso”. ¿Qué encuentra en los poetas españoles frente a las letras populares?
Las letras tradicionales son la base del cante y encierran “todo el saber popular” como decía Machado pero, de unos años para acá, el cante se está alimentando de grandes poemas de autor. Ahora bien, para cantar estos poemas hay que hacer una composición especial porque muchos de ellos no tienen la métrica que requieren los diferentes estilos del cante. Esto es más difícil pero, por otro lado, es muy emocionante dar vida musical a estos poemas. Juan Ramón decía que él pedía a la poesía, a los poetas, tres sustantivos: encanto, misterio e intensidad. Yo he pensado en estas tres condiciones y he tratado de llevarlo a la expresión de mi voz. El encanto de la naturalidad, el misterio del ser humano y la intensidad no forzada, no recargada, del flamenco.

carmen-linares-2

Del mismo modo su obra la “Antología de la mujer en el cante” es otro referente del panorama flamenco de todos los tiempos. ¿Estamos ante un momento donde predomina el cante de  mujer?, de hecho se le ha visto recientemente amadrinar a jóvenes cantaoras.
Creo que la mujer ha sido y es muy importante en el arte flamenco. La “Antología de la mujer en el cante”- considerada ya como un clásico- fue un trabajo discográfico del que estoy muy satisfecha y donde se aprecia lo importante de la aportación femenina en el cante. Me gusto mucho hacerlo y, en cierto modo, homenajear a esas grandes cantaoras que lo tuvieron mucho más difícil que nosotras y, a pesar de esto, ¡fíjate todo lo que nos dejaron! Ahora hay un plantel estupendo de cantaoras jóvenes que continuarán llevando el cante a lo más alto. Esto es lo que me gustaría y, siempre las animo a que hagan el flamenco que les guste y sean ellas mismas.

“No sólo hay que cantar entendiendo el poema sino también y, sobre todo, interpretar.”

Y en general, ¿cómo ve el panorama flamenco actual? ¿Qué cambiaría?
El flamenco está en un momento extraordinario. Hay artistas muy buenos en cante, baile y guitarra con un nivel muy alto y muy creativo. Pienso que hay mucha más libertad a la hora de crear y hacer cosas nuevas, unas más acertadas que otras, pero para evolucionar hay que arriesgarse. Lo importante e imprescindible es tener una buena preparación, mucha afición y honestidad con nuestro arte. No se si cambiaría algunas cosas. Yo he vivido tiempos muy bonitos y momentos que ahora es difícil que se produzcan porque todo ha cambiado mucho y, lógicamente, el flamenco y los artistas también.

Hoy en día los jóvenes tienen a su alcance muchas grabaciones, pero igual falta ese aprendizaje en compañía de otros cantaores en tablaos y festivales. Usted que viene de esa época. ¿Cree necesaria esa escuela?¿Como le ayudaron esas vivencias de los años sesenta y setenta en Madrid?
Las grabaciones son necesarias para aprender a cantar y, más aún, teniendo esas joyas sonoras de artistas que son los pilares del flamenco. Pero ésta no es la única fuente, hace falta el contacto con otros artistas, aprender de tus compañeros y de los aficionados que saben cantar. Yo he aprendido -como la mayoría- de las grabaciones, de mi trabajo a diario en los tablaos y escuchando a los maestros que he tenido la suerte de tener cerca de mi en esa época.

carmen-linares-3Ha trabajado en muy diversos proyectos a lo largo de su vida, ¿puede que sea “Raíces y Alas” el más arriesgado? ¿De todos los que ha hecho con cual se quedaría en especial?
Cada proyecto ha tenido su momento y ha sido muy importante para mí. Todos me han aportado cosas y me han servido para aprender y alimentarme como artista. Tengo un especial recuerdo para “Apocalipsis: voz de mujer” con Irene Papas y “Locura de brisa y trino” con Manolo Sanlúcar.”Raíces y alas” ha sido un disco muy pensado y muy trabajado con Juan Carlos Romero. Es un placer trabajar con él porque es un artista con mucho criterio y buen gusto, con lo cual el trabajo ha sido relativamente fácil porque coincidíamos en muchas cosas. Como él dice ha puesto su música al servicio de la poesía de Juan Ramón para que todo llegara de una forma natural.

Hay dos cuestiones que me llaman la atención a lo largo de su carrera. La primera es que siempre se ha acordado de tu tierra, no solo en su nombre artístico, sino incluyendo constantemente cantes de levante en su repertorio. Por otro lado, se le ve muy unida a su familia. Su marido, y ahora su hijo, participan activamente de su vida artística, ¿estás cuestiones influyen en su forma de ser como cantaora?
Influyen muchísimo porque mi familia es lo más importante para mí. Necesitas que los tuyos valoren, disfruten y admiren lo que haces -como es mi caso- y te ayuden en todos los sentidos para que puedas dar lo mejor de ti. Estoy muy orgullosa de llevar el nombre de Linares por todo el mundo y, como tu bien dices, siempre canto por tarantas que es uno de los estilos más profundos y difíciles del flamenco.

Este verano le tocó Tomatito en un festival en Almería. ¿Qué supone para usted el reencontrarse con compañeros con los que no trabajas desde hace tiempo?¿Cree que es bueno volver de vez en cuando a los orígenes?
Me gustó volver a trabajar con Tomatito. Es un guitarrista que además de tocar sólo acompaña muy bien al cante porque tuvo a su lado un maestro genial como fue Camarón y eso no se olvida nunca. Hicimos un recital clásico y disfruté mucho de esa actuación porque el público aficionadísimo de Almería se volcó con nosotros.

Para despedirnos, me gustaría que nos dijese que le pide a este nuevo año que va a entrar, que nosotros esperamos que sea verla muchas veces sobre el escenario. Gracias maestra
Personalmente, mucha salud, seguir teniendo ilusión, y que “Raíces y alas” sea un disco importante que haga sentir cosas buenas a la gente que lo escuche. Me gustaría que hubiera más solidaridad en el mundo y que la crisis pase lo antes posible.




Deja un comentario

Translate »